17 ene. 2017


  • Genre(s):
  • Symphonic Black Metal
  • Release Date: 24/01/2017
  • For Fans Of:
  • Dimmu Borgir, Behemoth, Watain, Marduk, Septicflesh, Emperor, Cradle of Filth
  • En Return To My Blood estamos de gala con el material de Empyrean Throne, llevando como título Chaosborne, teniendo el honor de poder escucharlo antes de su primicia, nos da un panorama de cómo es lo sorprendente de tan solo un subgénero, como es el black metal, pueda evolucionar a lo largo de la historia, dejando en estos tiempos más reciente trabajos sobresalientes, y este no es la excepción, ha dejado una impresión de asombro por lo genial que está, sin duda un material que ha marcado este año a tan solo unas semanas de su inicio.
    Empyrean Throne es una singular banda americana, provenientes de Lake Forest, California, la cual produce un caótico black metal a gran nivel desde el 2011, pero es hasta este año que presentan su primer álbum de larga duración. La banda a diferencia de muchas otras bandas actuales las cuales han marcado el black metal de nuestros tiempos con temáticas más reflexivas y humanísticas, ellos siguen firmes a un tradicional despliegue, que se adentra más profundamente en las profundidades infernales, claro con un plus muy peculiar, ya que las letras de las canciones del álbum cuentan la historia de un desventurado caballero templario en la Europa medieval y su consecuente descenso al reino del caos.

    El álbum ofrece once canciones las cuales la banda denomina “himnos solemnes e impropios”, cada una de estas melodías tienen una introducción orquestal, esto genera el sello personal de la banda, ya que esta parte melódica da un matiz glorioso el cual se mezcla con la brutalidad que genera el resto de las canciones. Cada canción tiene una duración mayor a la de los cuatro minutos y siendo la última canción, “Follow the plaguelord the harbinger ov pesti…”, la canción con mayor tiempo alcanzando los nueve minutos, además de tener varios segmentos de vocales limpias prologando la esencia orquestal la cual se combina con el crudo y decente sonido del black metal.


    El álbum en general es muy bueno pero las canciones que resaltan son “Usurping the obsidian god”, la cual es magnífica, no solo por el gran rango vocal que presenta sino por los grandes intervalos musicales que muestra la guitarra y la gran melodía de violín que se hace notar en el cierre de la canción; también como unas de las mejores tonadillas se encuentra “The devouring mark” una canción que nos recuerda la brutalidad en todo los aspectos del metal nunca ha pasado de moda y que si la utilizas inteligentemente puede dar personalidad no solo a una canción o disco eventualmente hasta tu estilo musical, ya por último, pero no menos importante, llega a lucirse la melodía “Sed nomini tuo da gloriam” la cual también ostenta un cierre épico, en esta pista Empyrean Throne nos da la máxima expresión de su talento al saber sintetizar todos elementos del género además de presentar un excelente ejecución en cada uno de los instrumentos contenidos en la melodía.

    Para concluir no queda de más elogiar el gran artwork que presentan como portada y felicitar a Empyrean Throne por su gran obra maestra, Chaosborne, que dará luz este 24 de enero, la cual pude ser un gran referente para inspirar a otras bandas del black metal a presentar trabajos de igual o superior calidad.
    10/10


    ¿Cuál es tu opinión?

    ¡Debes saber! Esta página no dispone de links de descarga, salvo para aquellos discos que estén oficialmente permitidos o autorizados por las bandas.
    Para más información puedes unirte a nuestra Comunidad en Facebook o seguirnos en la Fanpage.

    Copyright © 2017 RTMB